Sabina coge fuerzas entre los suyos