Miguel Bosé, en tierra firme