Bryan Ferry, los brillos del pasado